22.6.18

Canción cubana

¡Ay, José, así no se puede!
¡Ay, José, así no sé!
¡Ay, José, así no!
¡Ay, José, así!
¡Ay, José!
¡Ay!

6.6.18

Amor se fue

Amor se fue; mientras duró
de todo hizo placer.

Cuando se fue
nada quedó que no doliera.

2.6.18

NEGRO

Yo soy un Negro:
Negro como la noche es negra.
Negro como lo profundo de mi África.

He sido esclavo:

César me ordenó mantener limpio su umbral.
Lustré las botas de Washington.
He sido obrero:
De mis manos surgieron la pirámides.
Yo hice la mezcla para el Woolworth Building.

He sido cantante:
todo el camino, de África a Georgia,
cargué con mis canciones tristes.
Yo inventé el ragtime.

He sido víctima:
Los belgas me cortaron las manos en el Congo.
Me siguen linchando en Mississipi.

Yo soy un Negro:
Negro como la noche es negra.
Negro como lo profundo de mi África.

18.5.18

UN LADO DEL MUNDO

El pedregullo de la pradera,
el verde del camino,
las nubes azules
manchando el blancor del cielo,
la cara en el viento,
la soledad de la ciudad
y la muchedumbre de los campos,
las sombras de la mañana
y las luces de la noche.

Del otro lado
un montón de cuerdos
corriendo enloquecidos
(y es real porque lo estoy viendo).

Viajo sin cesar
por este lado del mundo
sin saber dónde estoy.

25.3.18

En las Antípodas

En las antípodas todo es idéntico,
tienen teléfonos, tienen semáforos
con automóviles, con sancristóbales,
muchos estómagos están a régimen.
Tienes políticos más bien estúpidos
pero son súbditos muy pusilánimes.

En las antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

La problemática es económica
y en lo teórico no son unánimes,
lo hay escépticos, los hay fanáticos,
pero en la práctica no ves apóstatas
sino en los márgenes o con prismáticos.
Y unos son míseros, otros son prósperos.

En las antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Hay mundo artístico con gente excéntrica,
mundo científico con catedráticos
y cuerpo médico y casos clínicos.
La gente rústica puebla las fábricas
y los hipódromos los aristócratas.
Ciertos filósofos sienten escrúpulos.

En las antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Algunos fármacos son ilegítimos
pero hay gran tráfico, lo cual es lógico
porque los réditos son astronómicos
y hay muchas víctimas, hay muchas cárceles.
Voces hipócritas piden, coléricas
medidas drásticas, sillas eléctricas.

En las antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Los eclesiásticos desde sus púlpitos
causan catástrofes, y los omnímodos
poderes fácticos hazañas bélicas
y actos vandálicos los energúmenos,
y los pacíficos, actos inútiles.
Entre los lúcidos cunde el desánimo.

En las antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

Se dan fenómenos de rara índole:
madres estériles con partos múltiples,
problemas étnicos con los indígenas,
falsas polémicas con los satélites,
grandes espíritus viven recónditos,
y hay lodos tóxicos abundantísimos... 

Idéntico a lo autóctono.

En otros términos que están incómodos.
Pero es fantástico, martes y miércoles,
jueves y sábados, lunes y vísperas,
dan espectáculo con el esférico,
y allí, al unísono, arman escándalo
y es como un bálsamo para sus ánimas.

En las antípodas todo es idéntico,
idéntico a lo autóctono.

16.3.18

Un soldado de Urbina

Sospechándose indigno de otra hazaña
como aquella en el mar, este soldado,
a sórdidos oficios resignado,
erraba oscuro por su dura España.

Para borrar o mitigar la saña
de lo real, buscaba lo soñado
y le dieron un mágico pasado
los ciclos de Rolando y de Bretaña.

Contemplaría, hundido el sol, el ancho
campo en que dura un resplandor de cobre;
se creía acabado, solo y pobre,

sin saber de qué música era dueño;
atravesando el fondo de algún sueño,
por él ya andaban don Quijote y Sancho.

24.1.18

EL BUEN GENIO

El buen genio
no salió de una lámpara
ni Aladino
lo frotó.

Lleva una camisa gris
abrochada hasta el cuello
y anteojos negros redondos
como los de John.

No dice que sí ni que no.
De una cueva árabe
parece recién salió.

Disiente sin quejas
elogia sin flores
produce milagros
del orden de los caracoles.

El buen genio
es la esperanza
de los que nada tienen
pero saben disfrutar.

Aunque así como aparece
se hace humo
y se va.

Su especialidad
es conceder deseos
a los que no se dan cuenta.

18.11.17

La primera noche ellos se acercan
y arrancan una flor de nuestro jardín,
y no decimos nada.
La segunda noche, ya no se esconden,
pisan las flores, matan nuestro perro
y no decimos nada.
Hasta que un día, el más frágil de ellos,
entra solo en nuestra casa,
nos roba la luna, y conociendo nuestro miedo,
nos arranca la voz de la garganta.

Y porque no dijimos nada,
ya no podemos decir nada.

11.11.17

La cerradura

Como un antiguo crimen:
el acento olvidado
en su trabajo de corrector,
la bala
en la cabeza de su padre
(algunas caries de más)

y la sensación de andar por el mundo
como si en cada cerradura
hubiese un ojo.

En fin,
lo inútil
que se convalida

en el texto de quién?

7.11.17

XI


Aquella señora tiene un piano
que suena bien mas no como los ríos
o el murmullo de los árboles...

¿Para qué se necesita tener un piano?
Es mejor tener oídos
y oir bien los sonidos que nacen.

Aquella señora tiene un piano
que se oye bien, pero es lo que ella hace con él,
hace música hecha,
no es el sonar débil
de los riachuelos estrechos
ni el sonido lejano que producen los árboles altos.

Lo mejor es no tener piano
y oir sólo lo que nace con sonido.