13.9.16

Estadio Chile

Somos cinco mil aquí,
en esta pequeña parte de la ciudad.
Somos cinco mil.
 
¿Cuántos somos en total
en las ciudades y en todo el país?
Somos aquí diez mil manos
que siembran y hacen andar las fábricas.
¡Cuánta humanidad
con hambre, frío, pánico, dolor,
presión moral, terror, locura! 

Seis de los nuestros se perdieron
en el espacio de las estrellas.
Un muerto, uno golpeado como jamás creí
se podría golpear a un ser humano.
Los otros cuatro quisieron quitarse todos los temores,
uno saltando al vacío,
otro golpeándose la cabeza contra el muro,
pero todos con la mirada fija en la muerte.

¡Qué espanto causa el rostro del fascismo! 
Llevan a cabo sus planes
con precisión artera sin importarles nada.
La sangre para ellos son medallas.
La matanza es acto de heroísmo.
¿Es éste el mundo que creaste, Dios mío?
¿Para esto tus siete días de asombro y de trabajo?
En estas cuatro murallas sólo existe
un número que no progresa,
que lentamente querrá más la muerte. 

Pero de pronto me golpea la conciencia
y veo esta marea sin latido
y veo el pulso de las máquinas
y los militares mostrando su rostro de matrona
lleno de dulzura.
¿Y México, Cuba y el mundo?
¡Que griten esta ignonimia! 

Somos diez mil manos menos que no producen.
¿Cuántos somos en toda la patria?
La sangre del compañero Presidente
golpea más fuerte que bombas y metrallas.
Así golpeará nuestro puño nuevamente. 

Canto, qué mal me sales
cuando tengo que cantar espanto.
Espanto como el que vivo,
como el que muero, espanto
de verme entre tantos y tantos
momentos de infinito
en que el silencio y el grito son las metas
de este canto. 

Lo que nunca vi,
lo que he sentido y lo que siento
hará brotar el momento...

19.8.16

Lo que Dicen mis Manos


Yo buscaba
la hoja de papel perfecta
donde encauzar el alma,
entre letras talladas
con la tinta de mi ser.
Una hoja de papel
que desnude
entre espacios y silencios,
las gotas de cada sueño
afluentes de mis manos.
Íntimo laberinto.
Que entienda al veneno
y lo vuelva verso.
Un fugaz suelo
donde pisar al miedo.
Yo buscaba.
Y al no hallar el papel indicado
lo dejé todo en tu piel.

9.8.16

Soneto XIII

A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraba;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro escurecían.

De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!
¡Que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón porque lloraba!

21.7.16

A través del centeno

A través del centeno, pobre cuerpo,
A través del centeno,
Arrastraba las enaguas.
A través del centeno.

Si dos cuerpos se encuentran
A través del centeno;
Si un cuerpo besa a un cuerpo,
¿Tiene un cuerpo que llorar?

Si dos cuerpos se encuentran
Cruzando el valle;
Si un cuerpo besa a un cuerpo,
¿Tiene el mundo que saberlo?

Jenny está empapada, pobre cuerpo;
Jenny casi nunca está seca;
Arrastraba las enaguas,
A través del centeno.

8.7.16

El buen marino

El buen marino
no conoce
el mar
más que en postales.

Iza las velas
sin viento.
Remonta barriletes
bajo el agua.

Su dieta está mareada:
mientras el pescado lo engorda
la cerveza le adelgaza.

Desde su natal Villa Tesei
imagina
códigos marítimos
cazuelas interurbanas
postigos
cual lagañas
en el ojo de buey.

Como Stevenson
aprendió
que es más fácil
pasar un barco por el ojo
de una aguja
que meterlo adentro de una botella.

El buen marino
guarda
del oceano
pececitos y anclas
dibujados en sus calzones.

9.6.16

INSTRUCCIONES PARA CAPEAR EL MAL TIEMPO

En primer lugar, no se desespere y en caso de zafarrancho no siga las reglas que el huracán querrá imponerle.
Refúgiese en la casa y asegure los postigos una vez que todos los suyos estén a salvo.
Comparta el mate y la charla con los compañeros, los besos furtivos y las noches clandestinas, con quien le asegure ternura.
No deje que la estupidez se imponga.
Defiéndase.

A la estética, ética.

Esté siempre atento.
No les bastará empobrecerlo y lo querrán someter con su propia tristeza.
Ríase estentóreamente.
Mófese: la derecha está mal cogida.
Será imprescindible cenar juntos cada día hasta que la tormenta pase.
Son cosas simples, sencillas, pero no por ello, menos eficaces.
Diga hacia el costado buen día, por favor y gracias.
Y la concha de tu madre cuando lo soliciten desde arriba.
Tírele con lo que tenga, pero nunca solo.
Ellos saben cómo emboscarlo en la desprevenida soledad de una tarde.
Recuerde que los artistas serán siempre nuestros.
Y el olvido será feroz con la comparsa de impostores que los acompaña.
Todo va a estar bien si me hace caso.
Sobreviviremos nuevamente, estamos curtidos.
Cuidemos a los pibes que querrán podarlos.
Solo es menester bien pertrecharse y no escatimarnos amabilidades.
Deberemos dejar a mano los poemas indispensables, el vino tinto y la guitarra.
Sonreírles a nuestros viejos como vacuna contra la angustia diaria.
Ser piadosos con los amigos.
No confundir a los ingenuos con los traidores.
Y aún con estos, tener el perdón fácil para cuando vuelvan con las ilusiones forreadas.

Aquí nadie sobra.

Y eso sí, ser perseverantes y tenaces, escribir religiosamente todos los días, todas las tardes, todas las noches.
Aún sostenidos en terquedades si la fe se desmorona.
En eso, no habrá tregua para nadie.

La poesía les duele a estos hijos de puta.

19.5.16

Reír llorando

Viendo a Garrick, actor de la Inglaterra,
el pueblo al aplaudirlo le decía:
Eres el más gracioso de la tierra y el más feliz.
Y el cómico reía.

Víctimas del spleen los altos lores,
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez ante un médico famoso,
llegóse un hombre de mirar sombrío:
-Sufro -le dijo- un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.

Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan mi nombre ni mi suerte;
en un eterno spleen muriendo vivo,
y es mi única pasión la de la muerte.

-Viajad y os distaeréis. -Tanto he viajado
-Las lecturas buscad -Tanto he leído-
Que os ame una mujer - ¡Si soy amado!
-Un título adquirid -Noble he nacido.

¿Pobre seréis quizá? -Tengo riquezas
- ¿De lisonjas gustáis ? - ¡Tantas escucho!
-¿Qué tenéis de familia?...-Mis tristezas
-¿Vais a los cementerios?... -Mucho, mucho.

¿De vuestra vida actual tenéis testigos?
- Sí, mas no dejo que me impongan yugos;
yo les llamo a los muertos mis amigos;
y les llamo a los vivos mis verdugos.

-Me deja- agrega el médico -perplejo
vuestro mal, y no debo acobardaros;
Tomad hoy por receta este consejo:
sólo viendo a Garrick podéis curaros.

-¿A Garrick ? -Sí, a Garrick...La más remisa
y austera sociedad lo busca ansiosa;
todo aquel que lo ve muere de risa;
¡tiene una gracia artística asombrosa!

-Y a mí me hará reír?-Ah, sí, os lo juro!;
él, sí, nada más él...Mas qué os inquieta?...
-Así -dijo el enfermo -no me curo:
¡Yo soy Garrick ! Cambiádme la receta.

¡Cúantos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reir como el autor suicida
sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!...
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora
el alma llora cuando el rostro rie!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestras plantas pisan
lanza a la faz la tempestad del alma
un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto;
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto
y también a llorar con carcajadas.

9.4.16

El buen leñador

El buen leñador
jamás ha
talado
un árbol.

Es más
con el tiempo
que a su oficio le sobra
planta
variados especímenes
de sombra.

Se alimenta
de insectos y raíces:
su cultura
es originaria.

El hacha
del buen leñador
no siempre está afilada
pero el bosque
reluce
en su mirada.

Amigo de la corteza
del pasto
y del corazón
de la madera.

El buen leñador
mueve especias
y se calienta en invierno
al fuego
de su locura.

14.3.16

Como la manzana dulce
se vuelve roja en la rama,
alta sobre la más alta 
y olvidada de los cosechadores
pero no la han dejado por olvido:
es que no la pudieron alcanzar.

20.2.16

VI A UN HOMBRE PERSIGUIENDO

Vi a un hombre persiguiendo el horizonte;
corría dando vueltas y vueltas.
Esto me perturbó;
me acerqué al hombre.

"Es inútil", le dije
"nunca podrás-"
"Mientes", gritó,
y siguió corriendo.

7.12.15

MI ROCK PERDIDO

Voy a intentar escribir
el rock de los vicios.
Voy a intentar escribir
el de los sacrificios.
Voy a perseguir
cada palabra con aliento
hasta que al fin se rinda alguna para mí. 

Voy a tratar con la tinta y voy a tratar con la imprenta
voy a intentar decir la verdad
aunque seguido mienta.
Voy a perseguir a la canción perdida
hasta que por azar 
se rinda alguna para mí. 

Hay mucho rock de mujeres ajenas
de mujeres
que nunca existieron.
Hay rock & roll de leones y también los hay de corderos.
Por eso te pido amigo desconocido
si ves a mi rock perdido
lo traigas por aquí.
 
Voy a contar las monedas que quedan
en los bolsillos del viento.
Voy a decirte la verdad
sólo porque yo nunca te miento.
Voy a dirigir una película por día,
hasta que al fin tú seas sólo para mí.


No me gustan las canciones porque mientan.
porque todo se resuelve en tres minutos
son soldados de un ejército invisible,
partes rotas de un espejo nunca roto.

Te dedico mis canciones porque sientes
que la vida
no está hecha de canciones

Está hecha de pedazos de tormenta,

está hecha de malditas sensaciones.

11.11.15

Teoría del buen matero

El buen matero
ceba mate
pero lo ceba
sin mate
sin termo
sin bombilla
sin agua
sin yerba
ni líquido alguno

y, en una isla de espuma perfecta

se toma el mate más rico del mundo.

6.11.15

Un soneto me manda hacer Violante

Un soneto me manda hacer Violante
que en mi vida me he visto en tanto aprieto;
catorce versos dicen que es soneto;
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante,
y estoy a la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto,
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando,
y parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aun sospecho
que voy los trece versos acabando;
contad si son catorce, y está hecho.

27.9.15

Carminum I, Oda XI («Carpe diem»)

No consultes los números Babilónicos
ni pretendas saber
-pues no está permitido-
el fin que a mí y a ti, Leucónoe,
nos tienen asignados 
los dioses.

Mejor será
aceptar lo que venga.

Ya sean muchos los inviernos que Júpiter te conceda
o sea éste el último
que ahora el mar Tirreno rompe
contra acantilados opuestos.

No seas loca, Leucónoe, liba tus vinos
y adapta al breve espacio de tu vida
una esperanza larga.

Mientras hablamos, huye el tiempo envidioso.

Vive el día de hoy. Captúralo.

No te fíes del incierto mañana.

Versión: HEN 

21.9.15

A las Parcas


Tan sólo un verano concededme, oh poderosas,
Y un otoño a fin de que madure el canto,
Y cuando mi corazón esté dispuesto,
Del dulce juego saciado, matadme.

El alma, que la ley de los dioses en vida
Rechazó, no hallará descanso allí en el Orco,
Pero si una vez lo sagrado, que habita
En mi corazón, el poema, se cumple,

Sé bienvenido, silencio del mundo de las sombras,
Estoy alegre, aunque el son de mi lira
No descienda conmigo. Una vez
Viví como los dioses y con eso me basta.

11.9.15

COLLIGE, VIRGO, ROSAS

Lamentamos, Naturaleza, que sea efímera
la belleza de las flores
Les arrebatas rápidamente
las gracias mostradas a los ojos.
Apenas tan larga como un solo día
es la vida de las rosas;
la vejez inminente las agobia aún jóvenes.
tan pronto llegan a su plenitud, las empuja su propia vejez.
Si vio nacer una la Aurora rutilante,
a esa la caída de la tarde la contempla ya mustia.
Mas no importa: aunque inexorablemente deba la rosa rápida morir,
ella misma prolonga su vida
con los nuevos brotes.

Coge las rosas, muchacha,
mientras está fresca tu juventud,
pero no olvides que así también se desliza tu vida.


19.8.15

COLLIGE, VIRGO, ROSAS

Estás ya con quien quieres. Ríete y goza. Ama.
Y enciéndete en la noche que ahora empieza,
y entre tantos amigos (y conmigo)
abre los grandes ojos a la vida
con la avidez preciosa de tus años.
La noche, larga, ha de acabar al alba,
y vendrán escuadrones de espías con la luz,
se borrarán los astros, y también el recuerdo,
y la alegría acabará en su nada.

Mas, aunque así suceda, enciéndete en la noche,
pues detrás del olvido puede que ella renazca,
y la recobres pura, y aumentada en belleza,
si en ella, por azar, que ya será elección,
sellas la vida en lo mejor que tuvo,
cuando la noche humana se acabe ya del todo,
y venga esa otra luz, rencorosa y extraña,
que antes que tú conozcas, yo ya habré conocido.

4.8.15

Autopsicografía

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
que hasta finge que es dolor
el dolor que en verdad siente.

Y los que leen lo que escribe,
en el dolor leído sienten
no los dos que el poeta tuvo,
sino sólo el que no tienen.

Así por tres carriles rueda
para distraer a la razón,
ese tren a cuerda
que se llama 

corazón.

26.7.15

Angelus Silesius


la rosa es sin porqué
florece porque florece
no tiene preocupación por si misma
no desea ser vista