8.7.16

El buen marino

El buen marino
no conoce
el mar
más que en postales.

Iza las velas
sin viento.
Remonta barriletes
bajo el agua.

Su dieta está mareada:
mientras el pescado lo engorda
la cerveza le adelgaza.

Desde su natal Villa Tesei
imagina
códigos marítimos
cazuelas interurbanas
postigos
cual lagañas
en el ojo de buey.

Como Stevenson
aprendió
que es más fácil
pasar un barco por el ojo
de una aguja
que meterlo adentro de una botella.

El buen marino
guarda
del oceano
pececitos y anclas
dibujados en sus calzones.

No hay comentarios.: